¿Qué es el cesto de los tesoros de Montessori?

En la primera etapa de Educación Infantil del colegio Maria Teresa trabajamos con la pedagogía Montessori. La estimulación sensorial en estas primeras edades es muy importante, ya que a través de los sentidos, los niños descubren el mundo que les rodea y comienzan a relacionarse con el entorno.


Uno de los materiales con los que más disfrutan los niños y niñas de esta etapa es con el famoso “Cesto de los tesoros”. Este material no proviene como tal de María Montessori, pero es tal su valor de experimentación de los sentidos que se utiliza muy a menudo en las escuelas Montessori.


La primera que habló de cestas de tesoros fue Elinor Goldschmied, que lo propuso como materiales para el juego y el aprendizaje de los bebés. Son una colección de objetos diversos, cotidianos, de diversos materiales y texturas evitando el plástico. El principal requisito es que estimulen cuantos más sentidos mejor, de modo que cuando el bebé interactúe con ellos reciba en su cerebro toda la información sensorial posible. No se tratan, pues, de juguetes, sino de objetos como pueden ser esponjas naturales, piezas de madera (cucharón, cascanueces, cepillos, carretes...), piñas, caracolas, y objetos como bolas o sonajeros hechos con materiales naturales como el mimbre, por ejemplo.

Todos estos “tesoros” pueden ser ofrecidos a los niños y niñas que ya se sostienen boca abajo, a su alcance. A medida que pueden mantenerse sentados comienzan a disfrutar más de esta actividad, ya que tener el cesto con distintos objetos a su alcance despierta su curiosidad y son ellos mismos los que interactúan con los distintos elementos.


En Montessori explicado a los padres de Charlotte Poussin, se explica que gracias al material sensorial que se ofrece al niño en la escuela “el niño capta la realidad de manera más exacta y más precisa. Se vuelve observador y explorador de su medio. La manipulación del material sensorial permite también el paso de la experiencia sensorial a su conceptualización, en otras palabras, de lo concreto a lo abstracto. Este material invita al niño a observar, comparar, organizar, jugar y deducir. Compromete tanto la cabeza como las manos.”


Bea García Trejo es la Coordinadora del Primer Ciclo en Educación Infantil “Nuestra experiencia en el aula con el Cesto de los tesoros es muy positiva: los niños disfrutan mucho con esta actividad, que además fomenta la capacidad de asombro y concentración desde edades tempranas.

Elaborar un cesto de los tesoros en casa es fácil, ya que se realiza con elementos cotidianos o de la naturaleza: piñas, conchas o piedras sin aristas que puedan cortar, esponja naturales, cucharones de cocina, pinzas de la ropa, anillas de cortina, canillas de hilo… todo ello realizado en elementos naturales, como la madera, harán las delicias de los niños de estas edades. Y es una buena opción para regalar, de cara a las fechas que se acercan”.

En cuanto a la seguridad de los elementos del cesto, deben ser lavables y secarse naturalmente. Es importante también que los objetos sean lo suficientemente grandes para evitar que si el bebé se lo mete en la boca se atragante, por tanto tampoco deben tener piezas pequeñas, deben ser lo más sencillos y naturales posibles y no tener bordes afilados.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Twitter Basic Square
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram
  • icono_twitter_blanco_2
  • icono_facebook_blanco
  • Instagram

Tel: 912 414 021

Calle de María Teresa, 2

28100 Alcobendas (Madrid)

Castilla y León
País Vasco
Aragón
Proyectos en desarrollo
Castilla-La Mancha
Cataluña
Madrid
Otros países

© 2019 Colegio María Teresa