Santo Tomás de Aquino y el Estudio

29.01.2018

Ayer, 28 de enero, celebramos Santo Tomás de Aquino, patrón de estudiantes y profesores.

 

David López Rojas, alumno de 4º ESO nos introduce brevemente a su importante figura.

Santo Tomás de Aquino (1224-1274) ha sido uno de los grandes filósofos y teólogos de la Iglesia Católica, principalmente por estudiar a fondo la obra de Aristóteles y darla a conocer al mundo, pero sobre todo, y a pesar de que el aristotelismo no era muy apreciado en Occidente hasta ese momento, Santo Tomás consiguió explicar que existe una armonía entre la fe y la razón. Grande es su legado y su imponente obra arquitectónica: la Suma Teológica.

 

 


Santo Tomás nació en Roccasecca (en los alrededores de Aquino), en el seno de una familia adinerada que le hizo empezar su formación en la célebre abadía de Montecassino, y años después se trasladó a estudiar a la prestigiosa universidad en Nápoles, donde fue introducido al pensamiento filosófico de Aristóteles.


Tras un tiempo en Nápoles, Santo Tomás recibió la llamada de Dios, y decidió ingresar en la orden de Santo Domingo, de reciente fundación. Sin embargo, poco tiempo después de que empezase a vestir el hábito dominico, su familia se opuso a la decisión, por lo que tuvo que dejar el convento y volvió a pasar un tiempo con su familia.


Cuando Santo Tomás alcanzó la mayoría de edad, entró de nuevo a la orden de los dominicos, y se fue a estudiar teología a París, donde entró en contacto con todas las obras de Aristóteles, y las estudió a fondo consiguiendo traducciones latinas de estos textos escritos originalmente en griego. Clasificó toda la filosofía de Aristóteles marcando lo que era válido, lo que era dudoso o lo que había que rechazar de entrada.


Tras este trabajo, Santo Tomás fue llamado a París para ejercer como profesor de teología en la cátedra dominicana, donde continuó su inmensa obra literaria y donde, años más tarde, murió.
Los últimos meses de vida del santo estuvieron llenos de un clima especial, en los cuales, a través de una revelación sobrenatural y viendo la gloria de Dios, se dio cuenta de que su obra era "un montón de paja", y decidió quemarlo todo, pero gracias a su ayudante se logró salvar gran parte de la obra, a pesar de ser calificada por su creador como paja.


La vida de Santo Tomás es un referente a todo lo que tiene que ver con los estudios. Él nos enseña que el razonamiento de las cosas no solo puede llevar a la existencia de Dios, sino que también nos sirve para ver la obra que está haciendo y seguirá haciendo Dios con nosotros; y por eso su legado seguirá vivo en nuestra época.


Como patrono de los estudiantes y profesores, Santo Tomás era un asiduo estudioso y sabio, sin embargo destacaba por su humildad. Ejemplo de ello es la siguiente oración que rezaba antes de comenzar el estudio y que seguramente nos podrá ayudar a todos nosotros para los próximos exámenes de evaluación:


"Creador inefable, que en los tesoros de tu sabiduría has establecido tres jerarquías de Ángeles, y las has colocado sobre el cielo empíreo con orden admirable y has dispuesto admirablemente todas las partes del universo. Tú, pues, que eres considerado verdadera fuente de la luz,
y principio eminentísimo de la sabiduría, dígnate infundir un rayo de tu claridad en las tinieblas de mi inteligencia, alejando de mí las dos clases de tinieblas con las que he nacido: la del pecado y la de la ignorancia.
Tú, que sueltas las lenguas de los niños, prepara mi lengua e infunde la gracia de tu bendición
en mis labios.
Concédeme la agudeza para entender, la capacidad para asimilar, el modo y la facilidad para aprender, la sutileza para interpretar y la gracia abundante para hablar. Instruye el comienzo, dirige el desarrollo,
completa la conclusión.
Tú, que eres verdadero Dios y hombre, y que
vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.



 

Please reload

Entradas destacadas

Graduaciones Curso 2018/2019

19.06.2019

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags